Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunion

Los ministros extraordinarios distribuyen la Sagrada Comunión en la Misa cuando no hay suficientes ministros ordenados capaces de administrar el Sacramento, para asegurar una distribución oportuna y reverente de la Comunión. Fuera de la Misa, algunos ministros extraordinarios ayudan a los sacerdotes y diáconos en la distribución de la Sagrada Comunión a los enfermos y confinados en casa. Además, si un ministro ordinario no está disponible, un ministro extraordinario tiene la obligación de llevar el viático a una persona moribunda.

Los ministros extraordinarios deben ser católicos, cuyas cualidades de vida cristiana, fe y moral los recomiendan. En la Arquidiócesis de Boston, deben haber recibido los sacramentos del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, tener al menos dieciséis años de edad y participar regularmente en la vida litúrgica y sacramental de la Iglesia. Si el ministro extraordinario está casado, el matrimonio debe ser reconocido por la Iglesia.

El servicio como ministro extraordinario no tiene la intención de ser un ministerio permanente; por lo tanto, el ministro sirve a discreción del pastor por un período de tres años.

Tomado de: "Política sobre el uso de ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión en la Arquidiócesis de Boston"

* Si desea ayudar como Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión, comuníquese con las Oficinas Parroquiales al 978-685-1111.

Los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión reciben clases de formación para profundizar su amor por la Eucaristía y el espíritu de servicio a nuestros hermanos y hermanas. Consulte a continuación el calendario de clases de formación:

EMHC spa spring 2022